La revolución de la Inteligencia Artificial (IA) es una realidad, ya está sucediendo y ya está incorporada en nuestras rutinas. Ya no es posible deshacer los avances logrados y la tecnología, así como todos los cambios estructurales y culturales que proporciona, avanza en una dirección única: un futuro cada vez más inteligente.

Para los líderes empresariales en particular, esto significa una cosa: la IA no puede, bajo ninguna circunstancia, ser ignorada. Desde los negocios locales hasta los globales, todas las empresas deben estar alineadas con la “revolución de la inteligencia” y identificar cómo y dónde la IA cambiará su negocio.

Comprender cuáles son las prioridades de la empresa y cómo la tecnología puede actuar de manera asertiva para obtener mejores resultados  es muy importante para, de hecho, impulsar el crecimiento y la escalabilidad de la empresa.

Muchas empresas de los sectores minorista, subcontratado y alimentación, entre otros, ya están utilizando esta tecnología para asegurar el éxito en tres áreas principales:

  • Procesos comerciales más rápidos y asertivos 

  • Productos más inteligentes; 

  • Servicios más completos y eficaces 

Creando productos más inteligentes 

Debido a los avances en la tecnología de sensores (los sensores que ahora son más pequeños y más baratos de incorporar a los productos) tenemos miles de dispositivos inteligentes, como smartphones, televisores inteligentes y smartwatches en el mercado.

La estrategia de IA no se trata de incorporarla en absoluto. Debes usarla estratégicamente para aprovecharla al máximo.

Desde el punto de vista del producto (y desde el punto de vista de los servicios), eso significa descubrir cómo la IA podría beneficiar mejor a sus clientes. La razón principal por la que tantas empresas están haciendo sus productos más inteligentes: se trata de hacer la vida más fácil a los clientes, resolver sus problemas y eliminar las preocupaciones diarias adicionales de la vida cotidiana. Hoy en día, los consumidores esperan soluciones inteligentes para resolver problemas y facilitar las tareas del día a día como: enviar y recibir mensajes, monitorear datos vitales a través de un reloj, saber el momento adecuado para cambiar el pañal de un bebé, comprar en el supermercado y confiar principalmente en datos y estadísticas para tomar decisiones en el trabajo.

Brindar servicios más inteligentes 

Las empresas de servicios tienen acceso a una gran cantidad de datos valiosos de los clientes y, sin datos, la IA no es nada. Por lo tanto, las empresas de servicios de hoy son empresas de inteligencia artificial. Por ejemplo, es la inteligencia artificial la que 

impulsa el motor de recomendaciones de Netflix, que sugiere contenido similar a lo que los usuarios y perfiles similares ya han visto. El mecanismo es el mismo cuando, al navegar por tus redes sociales, encuentras sugerencias de productos y incluso personas que quizás conozcas.

Hacer que los procesos comerciales sean más inteligentes 

Ahora que tenemos aplicaciones que pueden medir con precisión tantos aspectos de nuestras vidas, no es imposible imaginar que en el futuro tendremos empresas fabricando zapatos personalizados en sus fábricas autónomas, en base a los datos de ajuste del cliente.

Esto es posible porque la IA brinda muchas oportunidades de personalización y optimización; en otras palabras, cuanto más comprenda acerca de los clientes, mejor podrá crear productos y servicios que satisfagan sus necesidades con precisión. Y eso, a su vez, significa que es posible que deba revisar algunos de sus procesos comerciales, como la fabricación. O quizás, como muchas empresas, simplemente busquen una mayor eficiencia en un escenario empresarial cada vez más competitivo.

El punto no es simplemente invertir en tecnología de IA porque todo el mundo está invirtiendo o porque es una práctica moderna en el mercado. Y sí porque a la hora de analizar lo que quiere y necesita tu empresa, es más eficaz confiar en la IA para avanzar hacia un nuevo camino con más seguridad.

Inteligencia artificial y recursos humanos 

La inteligencia artificial y las tecnologías relacionadas han remodelado gran parte de los procesos comerciales tradicionales de las empresas en prácticamente todos los segmentos. Y uno de los sectores es el de recursos humanos. Se estima que esta área del conocimiento ha registrado la mayor evolución de su historia en la última década.

La implementación de prácticas que involucran IA y la creación de algoritmos personalizados resulta en procesos de selección más ágiles.

Algunos proveedores de tecnología, como la plataforma que fue desarrollada por LEVEE, han alcanzado un nivel de complejidad tan avanzado que logran establecer compromisos para reubicar empleados en 48 horas con un perfil ideal para trabajar en las más diversas operaciones, clientes y regiones del país. Actualmente, debido a los procesos tradicionales, este paso demoraría entre 10 y 20 días.

Y no se trata solo de mejorar y agilizar el sistema de contratación, sino también de generar ganancias económicas capaces de impactar en toda la operación de una empresa. Es cierto que cuanto más adecuado es el perfil del profesional a la vacante que ocupa, más efectivo es el resultado del trabajo que realiza.

La contratación de estas tecnologías tiende a tener un impacto positivo en las grandes corporaciones y puede reducir la rotación en un 32%, además de ganancias en la productividad operativa. Al hacer estas estructuras más ágiles, las áreas de gestión de personas podrán actuar de forma más focalizada para satisfacer las demandas de la organización y el desarrollo de sus empleados.

Un informe del Mckinsey Global Institute estima que, para 2030, las empresas que puedan aplicar esta tecnología a sus operaciones duplicarán su flujo de caja.

A través de plataformas, como LEVEE, los gerentes pueden tener acceso incluso a parámetros subjetivos, capaces de medir individualmente los niveles de satisfacción laboral. Esta funcionalidad abre la posibilidad a los líderes de implementar medidas para mitigar eventuales insatisfacciones, como reubicar funciones y incluso otorgar licencias y derivaciones para tratamiento médico, ofreciendo mejoras en el estilo de vida de los empleados.

MEJORAR LA PRODUCTIVIDAD. CONTRATAR. RETENER. SIMPLIFICAR.

Leave a Reply